fbpx
autonomo o sociedad limitada

Autónomo o sociedad limitada, qué me conviene

autonomo o sociedad limitadaUna de las principales dudas que tiene todo emprendedor antes de empezar su negocio es el tipo de forma jurídica que va a utilizar. A pesar que hay muchas opciones, lo más habitual y lo más recomendable es escoger entre autónomo o sociedad limitada.

La elección entre una u otra dependerá, entre otras cosas, del número de socios que vayan a formar parte del negocio, del riesgo que quieras asumir, y del coste de gestión.

En nuestra gestoría te podemos asesorar en todo el proceso. No obstante, en este artículo te voy a explicar todo lo que debes tener en consideración antes de decidir si optar por trabajador autónomo o sociedad limitada. Sigue leyendo.

Diferencias entre autónomo y sociedad limitada

Antes de decidir una forma jurídica u otra debes analizar lo que se supone cada una de ellas. Para evaluar de una forma correcta, haremos la comparativa entre ambas.

Para ello, tomaremos en cuenta: el número de socios, la responsabilidad, capital social, fiscalidad, y el coste de gestión. Voy a explicarte cada uno de estos aspectos, y después lo pondremos en un cuadro comparativo.

Numero de socios

Este es un aspecto fundamental, ya que, si la intención es crear un negocio entre varios socios, debéis crear una sociedad limitada, donde cada uno tendrá una porción de empresa, en función del dinero aportado.

Si eres tu solo, tendrás la opción de escoger entre empresario individual (autónomo), o crear una sociedad limitada unipersonal.

Responsabilidad frente a terceros

Esta también es una variable a tener muy en cuenta, ya que, implica arriesgar o no arriesgar todo tu patrimonio frente a las deudas contraídas con terceros.

Cuando eres autónomo, la responsabilidad frente a terceros es ilimitada. Esto significa, que todo tu patrimonio, tanto el del negocio como el personal, forman una única unidad económica. No hay separación entre lo personal y lo de tu empresa.

Entonces, si tu negocio no va bien y debes dinero a empleados, proveedores o acreedores, responderás con todo tu patrimonio, tanto el del negocio como el personal. Así que ves con muchísimo cuidado con este tema, ya que, lo puedes perder absolutamente todo.

Por favor, grava en tu mente esto: «si soy autónomo mi responsabilidad es ilimitada y respondo con todo mi patrimonio«. He visto auténticos dramas de autónomos que se han quedado en la ruina.

Para una sociedad, la responsabilidad queda limitada a los bienes que tenga la empresa, pero tu patrimonio personal queda a salvo.

Capital social

El capital social es un dinero que solo deberás aportar si decides crear una sociedad limitada. Si te haces empresario individual (autónomo), no necesitas aportar nada de capital social.

Por consiguiente, si quieres crear una SL la ley te obliga a que se haga una aportación de capital social, que mínimo ha de ser de tres mil euros. Este dinero se deposita en el banco, en una cuenta provisional, antes de constituir la sociedad ante notario.

Una vez la empresa ya esté constituida, podrás hacer uso de la cuenta bancaria, y utilizar esos tres mil euros.

Obligaciones fiscales

Seas autónomo o sociedad limitada tendrás obligaciones fiscales sobre los beneficios que obtengas en tu negocio.

Los autónomos tributarán por el impuesto sobre la renta de las personas físicas, más conocido como el IRPF. Este impuesto es progresivo, lo que significa que cuanto más ganes más alto será el porcentaje de impuestos que vas a pagar.

La sociedad limitada tributará por el impuesto de sociedades. Este impuesto grava con el 25% los beneficios que obtenga el negocio.

Coste de seguridad social

Tal vez habrás oído hablar de la tarifa plana para autónomos. Esto es la cuota mensual que se paga a la seguridad social. Para los empresarios individuales (autónomos) esta cuota está bonificada y el lugar de pagar alrededor de los 290 euros mensuales, solo paga 60 euros mensuales durante el primer año.

En el caso que constituyas una sociedad limitada, serás autónomo societario y no podrás acogerte a esta bonificación. Además, la cuota de seguridad social de un autónomo societario está alrededor de los 360 euros al mes.

Coste de gestión

El coste de gestoría para un autónomo, por lo general, es mucho menor que el coste de una sociedad limitada. Esto se debe a que la contabilidad es mucho más sencilla.

Una SL debe llevar libros contables y ajustarse al Plan General Contable. Deberá hacer cierres de ejercicio, y presentar cuentas anuales. Esto supone más trabajo, y por ende, más coste de gestión.

Cuadro comparativo de autónomo o sociedad limitada

Ahora que ya hemos desglosado los aspectos más importantes a la hora de elegir entre autónomo o sociedad limitada, vamos a plasmarlo en un cuadro comparativo:

CONCEPTO AUTÓNOMOSOCIEDAD LIMITADA
Número de sociosSolo el titularMínimo 1
Responsabilidad Es ilimitada con todo el patrimonioLimitado a los bines de la empresa
Capital socialNo es necesarioMínimo de 3.000 euros
Obligaciones fiscalesTributa por el IRPFTributa por impuesto de sociedades
Seguridad socialTarifa planaCuota autónomo societario
Costes de gestiónEconómicosAltos

La opción más recomendada

Como hemos dicho al inicio uno de los factores más importantes es el número de socios del negocio. Si vas a ser tu solo, te recomiendo que empieces como autónomo.

La creación es rapidísima, de un día para otro podrás estar dado de alta sin necesidad de ir al notario. Te podrás acoger a la tarifa plana, y los costes de gestión serán mucho más baratos.

Si tu negocio va bien y empiezas a crecer, podrás cambiar a una sociedad limitada sin ningún problema.

Te dejo aquí abajo un botón que te llevará a un cuadro con las diferentes formas jurídicas por si quieres darle un vistazo.

Deja un comentario

error: Content is protected !!
Abrir chat
Hola,
¿en qué puedo ayudarte?