Contabilizar amortizaciones de una empresa

El contabilizar amortizaciones es uno de los procesos o asientos contables más comunes, pero que puede presentar mayor confusión al momento de su cálculo.

En este artículo veremos detenidamente en qué consiste la amortización dentro de la contabilidad, cuáles son los tipos de amortizaciones, cómo se registran correctamente y mucho más. Sigue leyendo!!

contabilizar amortizaciones
Contabilizar amortizaciones

¿Qué son las amortizaciones en contabilidad?

Las amortizaciones en contabilidad son procesos contables con los que se busca reflejar la pérdida de valor de los  activos inmovilizados de una empresa. Esta depreciación en los inmovilizados se desencadena por su utilización, su obsolescencia tecnológica o el simple paso del tiempo.

Siempre hay que tener en mente que el proceso de pérdida de valor en los inmovilizados es irreversible y se desarrolla de manera sistémica. Por esta razón, es necesario realizar el cálculo de la amortización con base a porcentajes o de acuerdo a la vida útil estimada según el canon contable.

Es así como los elementos clasificados como inmovilizados deben reflejar la depreciación en el valor de los mismos al efectuarse el balance anual.

Por ello, resulta indispensable para poder determinar el valor patrimonial de la empresa. Esto explica los motivos por los que se efectúa la amortización contable al momento del cierre del ejercicio.

Un ejemplo que ilustra perfectamente esta situación es cuando una empresa compra un ordenador. Transcurridos un par de años desde la adquisición, el valor del equipo no será el mismo debido a que el uso irá deteriorándolo paulatinamente o quede rezagado tecnológicamente hablando.

Para contabilizar amortizaciones de manera correcta, se disponen de varios métodos que resultan adecuados según el tipo de activo del que estemos hablando.

Tipos de amortización contable

Dependiendo del tipo de activo hay un conjunto de formas aplicables para realizar la contabilidad de las amortizaciones. Estas son:

Amortización contable de activos

Estas amortizaciones se aplican sobra aquellos activos cuyo valor ha ido descendiendo desde el momento en que fueron adquiridos y/o empezaron a ser usados. Este tipo de amortización se aplica en inmovilizados inmateriales y materiales.

Por otro lado, la amortización contable de activos supone un proceso acumulativo dentro de una cuenta de compensación, ya que el valor del activo se reduce cada ciclo.

Amortización contable de pasivos

Estos son cálculos de amortizaciones que se efectúan directamente en créditos asumidos por la empresa o préstamos que se hayan solicitado. Al momento de efectuar cada giro se incorpora la fracción correspondiente a los intereses más el abono de la deuda que se va pagando progresivamente.

El monto que se refleja como amortización, es precisamente esa cifra que se va pagando sin incluir los intereses. De este modo la amortización acumulada es igual al total de cuotas o giros que se vayan pagando.

Esta amortización acumulada se asume como cuenta de gasto en la contabilidad de la empresa, ya que, se incluye dentro del pago anual de las deudas de la compañía.

Métodos de amortización más utilizados

Antes de poder explicar de manera concreta cómo contabilizar amortizaciones, es necesario conocer los métodos existentes para ello.

De igual modo, resulta indispensable que se manejen los conceptos de tres variables que forman parte de estos cálculos, estos son:

  • Valor amortizable: este es el valor del bien, material o inmaterial, al momento de ser comprado o producido.
  • Vida útil: se trata del período de tiempo en el cual el bien podrá ser usado o la cantidad de elementos que se puedan generar a través de su empleo.
  • Valor residual: este es el valor que se estima si la empresa decide realizar la liquidación del inmovilizado en un momento determinado.

Teniendo estas variables claras, es momento de estudiar con mayor profundidad cada uno de los métodos de amortización.

1.- Contabilizar amortizaciones por el método lineal

También conocida como amortización contable constante, es por mucho una de las más usadas. Esto se debe a su simpleza, ya que se determina estableciendo un porcentaje fijo y de periodicidad anual al costo del activo, de este modo los costes de adquisición pasan a ser amortizados en cuotas constantes.

El porcentaje de amortización viene determinado por la autoridad tributaria de cada país, que en el caso español no es más que la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

En las situaciones en las cuales se deba realizar una amortización sobre un inmovilizado intangible, esta acción contable se debe efectuar según la vida útil del mismo. Ahora bien, este método se sustenta en la aplicación de la siguiente fórmula:

CUOTA DE AMORTIZACIÓN = (VALOR DE ADQUISICIÓN – VALOR RESIDUAL) / VIDA ÚTIL

2.- Contabilizar amortizaciones por el método de unidad producida

Para aplicar este método se debe conocer la cantidad de unidades que un activo es capaz de producir en un año, para así prolongar este dato a lo largo de la vida útil del activo.

Si se pretende emplear esta información dentro de la declaración de impuestos, debe contar con la aprobación previa de la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

Este valor de amortización es el que se usará para el asiento contable hasta que se alcance la vida útil del inmovilizado.

Por otro lado, al cierre de cada ciclo de ejercicio se debe proceder a asentar una justificación de la producción generada con dicho activo.

Para visualizar con mayor facilidad este método apliquemos el siguiente ejemplo. Digamos que una empresa adquirió una máquina por 10.000 € y se espera que produzca 500.000 productos. La cuota de amortización viene definido por la fórmula:

CUOTA DE AMORTIZACIÓN = VALOR AMORTIZABLE / UNIDADES PRODUCIDAS

Quedando entonces 10.000 € / 500.000 unidades = 0.02 €. Entonces, cada año se pasa a tomar en cuenta la cantidad de unidades producidas con el objetivo de determinar la cuota de amortización de ese ejercicio.

Si durante el primer año de uso la máquina produjo 85.000 unidades, la cuota de ese período sería 85.000 x 0.02 € = 1.700 €.

3.- Contabilizar amortizaciones por el método de número de dígitos

En este método se van a generar cuotas que pueden o bien ser cada vez más grandes o más pequeñas mientras vayan pasando los ejercicios. Se emplea el período de amortización dado en el cuadro oficial de amortizaciones y se aplica un cálculo otorgando un dígito a cada uno de los ejercicios en los cuales se procederá a realizar la amortización.

El proceso de cálculo es simple, ya que, se toma la sumatoria de los años. Por ejemplo, si fueran 6 años, sería: 1 + 2 +3 + 4 + 5 + 6 = 21. Ahora simplemente dividimos el Valor de Amortizable entre esa sumatoria, con lo cual tendremos la base de cuota a la cual debemos aplicar de manera creciente o decreciente a cada dígito que representa a un año.

Veamos un ejemplo con un activo de 80.000 € con una vida útil de 4 años.

Al realizar la sumatoria de dígitos tenemos 1 + 2 + 3 + 4 = 10.

Cuando calculamos la base amortizable sería 80.000 € / 10 = 8.000 €. Esta cuota base se aplica a cada digito en encuadre creciente o decreciente. Si es decreciente serías así:

  • Primer año: 8.000 € x 4 = 32.000 €
  • Segundo año: 8.000 € x 3 = 24.000 €
  • Tercer año: 8.000 € x 2 = 16.000 €
  • Cuarto año: 8.000 € x 1 = 8.000 €

Cuando sumamos cada una de las cuotas por año nos da el valor amortizable, 8.000 € + 16.000 € + 24.000 € + 32.000 € = 80.000 €

4.- Contabilizar amortizaciones sobre cuota decreciente

Este método se centra en la aplicación de un porcentaje de tipo fijo al valor que se debe amortizar. De este modo, para poder realizar el cálculo del porcentaje es necesario que tengamos a mano el cuadro de amortizaciones oficial.

Aplicamos el cálculo en función al tipo de activo que vamos a amortizar. Para ello, se multiplica el coeficiente de amortización lineal, lo que está determinados para cada uno de estos periodos:

  • En el caso de que se traten de períodos de amortización menores a 5 años = 1,5
  • Con períodos de amortización de entre 5 a 8 años = 2
  • En períodos superiores a 8 años = 2,5

Cómo hacer el asiento para contabilizar amortizaciones

Ya que conocemos los distintos métodos aplicables para efectuar el asiento contable de las amortizaciones, llegó el momento de aprender el cómo hacerlo.

Todo este proceso requiere que sepas que los bienes inmovilizados no se consideran un gasto en sí. Son una inversión que se mantiene dentro de la empresa por un período superior a un ejercicio.

Por otro lado, tenemos que año tras año el valor del bien inmovilizado se irá depreciando, por lo que es el valor contable el que nos permite ver su impacto patrimonial.

De esta manera, se tiene que el asiento contable de una amortización presenta la reducción del valor del inmovilizado y el incremento del gasto.

Con lo cual, el descenso en el valor del activo debe contabilizarse en el Haber, mientras que el aumento de los gastos tiene que ir al Debe:

IMPORTE(68)Amortización del inmovilizadoAAmortización acumulada del inmovilizado(28)Importe

El proceso de contabilizar los importes correspondientes a la amortización del inmovilizado va aumentando la cuenta denominada Amortización Acumulada.

Esta cuenta aparece en la parte que corresponde al activo del balance y mientras este asciende el valor asentado del inmovilizando desciende.

Ahora bien, en lo que respecta a las cuentas que forman parte del proceso de registrar contablemente una amortización tenemos:

CUENTANOMBRECUENTANOMBRE
680Amortización del inmovilizado intangible280Amortización acumulada del inmovilizado intangible
681La Amortización del inmovilizado material281La Amortización acumulada del inmovilizado material
682Amortización de inversiones inmobiliarias282Amortización acumulada de las inversiones inmobiliarias

Para facilitar aún más este proceso el Plan General Contable contiene un desglose para cada uno de los tipos de partida acorde con el inmovilizado. Esto implica que debes usar aquel que corresponda.

¿En qué consiste la amortización acumulada?

A lo largo del artículo hemos visto que existe un término que bien resulta necesario aclarar y es el de amortización acumulada.

Como debes intuir esta no es más que la sumatoria de todas aquellas amortizaciones que se hayan efectuado sobre un bien.

Si hablamos en términos fiscales, la amortización acumulada se refiere al total de la sumatoria de todas aquellas amortizaciones realizadas sobre un pasivo.

JORDI NAVARRO

Artículos relacionados

Deja un comentario