Cómo contabilizar un préstamo

Contabilizar un préstamo puede ser una tarea tediosa y más cuando no lo has hecho antes o se te ha olvidado cómo se se hace el asiento contable.

Si este es tu caso, no te preocupes has llegado al lugar indicado. En este artículo, te explicaremos cómo contabilizar un préstamo correctamente. Sigue leyendo!!

contabilizar prestamo
Contabilizar préstamo

¿Qué es la contabilización de un préstamo?

Es la acción de registrar contablemente las transacciones de un préstamo recibido. Tienes que contabilizar desde el momento de la entrega, durante cada pago efectuado, hasta la finalización del mismo.

También este registro abarca las cuotas del capital e intereses y se suele realizar bajo las Normas Internacionales de la Información Financiera  (NIIF).

¿Cómo contabilizar un préstamo?

El proceso de contabilización no está estandarizado, ya que, en cada país varia las normas de aplicación contable y fiscal. Por lo tanto, es difícil generalizar el proceso. Si hay algo en común, que debes de tener en cuenta en el proceso es el diferenciar si el préstamo es para una empresa pequeña o mediana (pyme) o una empresa grande.

Para las pymes se le adapta y amolda las normas contables, haciendo más fácil el proceso. Mientras que en las grandes se rigen de manera obligatoria por el coste amortizado.

Contabilizar un préstamo según el PGC Pymes

El Plan General de Contabilidad o PGC para pymes es el método contable establecido en España.

Es importante que lo diferencies del Plan General de Contabilidad normal, ya que, en ese plan se usa un criterio similar pero es mucho más completo. Es para empresas grandes. Por eso, es importante saber diferenciar cada empresa.

Cuentas contables para un contabilizar préstamo recibido

Antes de realizar el proceso debes determinar el plazo del préstamo para saber qué tipo de cuenta usaremos para la operación. El tipo de cuenta nos dirá si una cuenta es acreedora o deudora.

Contabilizar un  préstamo a largo plazo

Deudas a largo plazo con entidades de crédito (170)

Este tipo de cuenta es utilizada cuando el banco u otra entidad financiera o de crédito es quien otorga el préstamo con un plazo de amortización superior a 1 año.

Deudas a largo plazo (171)

Es un tipo de cuenta que se utiliza para contabilizar los préstamos recibidos de otras empresas y siempre que el plazo de devolución sea mayor a 1 año.

Los dos tipos de cuentas son  pasivos por lo que su saldo es acreedor. Es decir, se abonarán cuando se reciba el préstamo, y se cargarán al pago de las cuotas.

Al final del periodo contable en las operaciones de reclasificación de deudas, se tiene que cargar.

Contabilizar préstamo a corto plazo

Deudas a corto plazo con entidades bancarias (520).

Se utiliza para los préstamos recibidos de una entidad financiera o de crédito, con un plazo para pagarlo inferior a 1 año.

Deudas a corto plazo (521).

Este tipo de cuenta suele usarse en los préstamos recibidos de otras empresas que no son entidades de crédito ni bancarias y cuyo plazo para pagarlo es menor a 1 año.

Como son cuentas de pasivo, se abonarán al otorgarse el préstamo y se cargarán al devolverlo.

Contabilizar intereses y comisiones del préstamo

Intereses de deudas (662).

Este tipo de cuenta muestra el importe de los intereses que han sido registrados y que representan gastos en el periodo contable.

Intereses a corto plazo por deudas con bancos y otras entidades (527).

Son los usados para contabilizar los intereses que se han registrado sin que se hayan pagado. Siempre y cuando el prestamista sea una entidad de crédito o bancaria.

Intereses a corto plazo de deudas (528).

En el caso que el prestamista no sea una entidad de crédito o bancaria, este tipo de cuenta es la que se debe de usar para contabilizar los intereses que se han registrado, pero que no se hayan pagado.

Otros gastos financieros (669).

Esta cuenta se utiliza para contabilizar las comisiones e importes por alguna apertura, por lo tanto se le considera como un gasto financiero.

Estructura de los asientos para contabilizar un préstamo recibido

La estructura de los asientos para contabilizar los préstamos son los siguientes:

  1. Concesión del préstamo: Este asiento esta conformado por el importe recibido.
  2. Pago de las cuotas del préstamo: Está compuesto por el pago mensual de cada cuota y los intereses.
  3. Reclasificación de la deuda: Este asiento consiste en que cuando se llega al año se debe contabilizar la parte de la deuda restante como “deuda a corto plazo”. Y para hacer eso se le debe de restar a la “deuda a largo plazo”.
  4. Intereses devengados y no pagados: Este asiento es necesario (pero no obligatorio). Consiste en que al final del periodo contable se le atribuirá a la cuenta de resultados los intereses que corresponden a ese período, aunque se paguen en el siguiente periodo.

A continuación, ponemos a tu disposición un grupo de imágenes para que observes como es la estructura para cada asiento. Ten en cuenta la enumeración en el cuadro de cada imagen.

Concesión de préstamos a largo y corto plazo

contabilizar un prestamo

Pago de las cuotas del préstamo

contabilizar un prestamo

Reclasificación de la deuda

contabilizar un prestamo

Intereses devengados y no pagados

contabilizar un prestamo

JORDI NAVARRO

Artículos relacionados

Deja un comentario