Trazabilidad de un producto

Para reforzar la calidad de los productos y asegurar la seguridad alimentaria, existen una variedad de políticas que son aplicadas a las empresas del sector alimentario en la Unión Europea. Una de las principales que se ejerce desde el 2005, es asegurar la trazabilidad de un producto.

Esta normativa, se exige como una de las principales formas de asegurar la calidad del producto para el consumidor final. La trazabilidad de los productos está regulada en el Reglamento 178/2002 y el Reglamento 931/2011.

trazabilidad de un producto
Trazabilidad de un producto

En este artículo hablaremos detalladamente sobre este concepto. Sigue leyendo!!

¿Qué es la trazabilidad de un producto?

La trazabilidad de un producto, es un proceso de calidad y control aplicado por las empresas del sector alimentario. En el cual se pueden conocer y determinar cada uno de estos pasos o etapas, asegurando así, un mejor control de calidad. Además, este registro detallado, permite asegurar la seguridad alimentaria para todos los ciudadanos de la Unión Europea.

La mayoría de los productos que recibe el consumidor, han pasado por una serie de procesos. Estos varían desde que la industria recibe la materia prima, se procesa el producto, se transforma, y se finaliza. Después de todo el proceso, obtiene el producto que obtendrá el consumidor.

Inclusive, se toman en cuenta el proceso de empaquetado y distribución, hasta ser recibidos por los vendedores minoritarios.

¿Qué objetivo tiene la trazabilidad de un producto?

Uno de los principales objetivos, es conocer con detalle y precisión, toda la información sobre los pasos por los cuales pasan los alimentos consumidos por los ciudadanos. Con esta información, se pueden beneficiar personas alérgicas, ciudadanos con preferencias alimenticias o incluso quienes tengan condiciones médicas que no les permitan consumir ciertos alimentos.

Otro objetivo muy importante, es velar por el bienestar de los ciudadanos. Ya que en caso de surgir algún problema con un producto en particular, este se puede eliminar rápidamente del mercado, retirando todos los productos en venta.

Importancia de la trazabilidad de un producto

Para entender cómo funciona la trazabilidad de los productos alimenticios, podemos considerar un caso muy simple. Si se detecta que un producto no es apto para el consumo humano porque ha sido contaminado o tiene algún problema en particular, la trazabilidad de este, permite eliminarlo del mercado.

Para ello, se utilizan los números de lotes, para encontrar qué productos han sido afectados y de esta manera solicitar a los vendedores que lo retiren de la venta. Si se detecta que el problema no es un lote en particular sino la materia prima o una maquinaria, se puede trazar fácilmente, qué productos podrían ser afectados, eliminando estos también en el proceso.

Tipos de trazabilidad de un producto

Una de las principales ventajas de este sistema, es que se obtiene todo tipo de información importante sobre el procesamiento de alimentos.

Esta política de control de calidad, nos permite conocer tres tipos de trazabilidad. Estos son las siguientes:

Trazabilidad ascendente

Este tipo de trazabilidad, consiste en toda la información de un producto en particular, antes de llegar a la empresa que los procesa. Aquí se encontrará toda la información de la materia prima, con ciertos detalles, dependiendo del tipo de productos adquiridos. En el caso, por ejemplo de carnes, se conocerá el tipo de carne, lugar de crianza, fecha en la que se sacrificó, caducidad, lote, entre otros.

Con esta información, en caso de que exista algún problema, se puede realizar un estudio sobre todos los productos adquiridos para el procesamiento o elaboración de un producto. Lo que puede ser vital, en caso de que se descubra que el problema es la materia prima y no el procesamiento. Pudiendo así avisar a otras empresas, que podrían tener materia prima contaminada entre sus lotes.

Trazabilidad interna

La trazabilidad interna o también conocida como trazabilidad de procesos, consiste en toda la transformación que sufre la materia prima en la industria, hasta convertirse en el producto final. Esto puede tener información como procesos aplicados para el producto, maquinarias utilizadas, temperaturas aplicadas o de almacenamiento, entre otros.

Al surgir un problema con un producto, esta información permitirá saber si la causa, se debe al proceso aplicado por la empresa. De igual manera, permitirá conocer si otros productos que tuvieron un proceso similar o utilizaron la misma maquinaria, podrían estar comprometidos. Por lo que es una etapa vital de la trazabilidad de un producto.

Trazabilidad descendente

Finalmente, la trazabilidad descendente, consiste en la información luego de que el producto sale de la empresa. Esto incluye el proceso de logística, distribución y transporte de un producto. Aquí, se podrá conocer información como fecha que salió de la empresa, cantidad distribuida, lotes distribuidos en conjunto, información del conductor, vendedores que lo recibieron, entre otros.

Gracias a este último tipo de trazabilidad, se puede saber qué vendedores minoritarios pueden tener productos comprometidos o qué clientes los adquirieron. Siendo uno de los pasos más importantes, al momento de asegurar la calidad de un producto y que ningún cliente pueda consumir alimentos que estén dañados.

Sistemas para asegurar la trazabilidad de un producto

Algunas empresas, poseen su propio departamento, encargado de realizar la trazabilidad de un producto. Otras compañías, utilizan servicios de terceros durante todas las etapas de la fabricación de los productos. Para ello, existen distintos sistemas que se pueden utilizar para ello:

  • Códigos de barra
  • Códigos QR
  • RFID

Cada uno de estos métodos, posee sus ventajas y cuenta con un tipo distinto de tecnología. Sin embargo, el fin de utilización de cada una de estas, es el mismo: reforzar la seguridad alimentaria, con un control de calidad óptimo y una correcta trazabilidad de un producto.

Trazabilidad de productos con códigos de barra o códigos QR

Los códigos de barra o códigos QR, son procesos bastante eficientes en la trazabilidad de un producto. Este se utiliza para registrar toda la información en un proceso bastante sencillo, sin necesidad de anotar números de lotes o similar, ya que, el código contiene el registro de toda la información.

Aunque el método es eficiente y todavía se encuentra en uso, no es el más popular. Esto se debe principalmente, a que el código de barra o QR, consiste en una etiqueta física. Por lo que puede tener agua, dañarse el material del código, entre otros. Estos inconvenientes, han generado que se busque una alternativa más eficiente para la trazabilidad de productos.

Trazabilidad de productos con RFID

El RFID, surge como la evolución del código QR y el código de barra, siendo también un método mucho más eficiente, además de tener menos inconvenientes. Esto se debe, a que el método RFID consiste en una lectura de Identificación por Radiofrecuencia. Por lo que no es necesario registrar un código de barra físico en un producto.

Además de ser más ventajosa por no necesitar una lectura física, permite que el proceso de trazabilidad sea mucho más eficiente. Con el RFID, se pueden registrar fácilmente varios lotes de manera automática, con tan sólo tener un lector de radiofrecuencia cerca de la etiqueta RFID. Lo que también abre paso a automatizar la trazabilidad a gran escala, con procesos mucho más eficientes.

Puntos clave para entender mejor la trazabilidad

Si tenemos cierto producto en nuestras manos nos daremos cuenta que tendrá una señal o marca en su envase. Estos relieves que pueden ser puntos muy importantes para el control trazable del producto. Si por ejemplo es un plástico, identifican el molde. Si exigiera algún problema, se iría al original para verificar la anomalía.

La trazabilidad busca mantener los niveles óptimos de cada producto en su calidad. Actualmente, no se puede tomar a la ligera la calidad de cualquier producto. Es necesario controlar el origen, la elaboración y la distribución. La industria alimenticia y de plásticos no sería la misma si no hubiese trazabilidad, aunque es una herramienta que no implica una solución definitiva.

La trazabilidad tiene varios beneficios para una compañía. Los más evidentes son que mejoran tanto la seguridad, como los ingresos, al igual que la gestión de inventarios, papeleo, stock, etc.

Finalmente, la trazabilidad ofrece al consumidor la libertad que necesita para elegir y comprar cada producto. Después de todo, el fin de la trazabilidad siempre se realiza pensando en los consumidores.


Artículos relacionados

Deja un comentario