Tipos de relaciones laborales

El ambiente laboral puede ser un lugar muy diverso, ya que cada una de las personas del equipo de trabajo cumple una función distinta y tiene un rol dentro del grupo. Además, existen diversos tipos de relaciones laborales determinantes.

El área de recursos humanos es el departamento dentro de una empresa que se encarga de gestionar y asignar las relaciones laborales, sin embargo, este es un concepto que puede ser muy útil conocer por todos los trabajadores.

Tipos de relaciones laborales
Tipos de relaciones laborales

¿Qué son las relaciones laborales?

Las relaciones laborales son la principal forma de categorizar la relación que existe entre los empleados y la empresa. Para asignar adecuadamente las responsabilidades a los distintos miembros del equipo de trabajo en una empresa, se deben asignar distintas relaciones laborales.

Las distintas relaciones laborales pueden variar según la modalidad de trabajo del empleado e inclusive dependiendo del tipo de contrato que existe entre el empleado y la empresa.

Establecer relaciones laborales claras en un equipo de trabajo, permite mejorar la organización dentro del área laboral y crear las distinciones necesarios entre los empleados de una empresa.

Tipos de relaciones laborales según la modalidad de trabajo

Una de las clasificaciones creadas para definir los tipos de relaciones laborales, se basa en la modalidad de trabajo. A continuación te explicamos cuáles son las distintas clasificaciones para las relaciones laborales según este criterio y en qué consiste cada una.

Personal

La relación de trabajo personal surge cuando la única persona que puede ocupar el cargo es una persona en específico, por lo que no se puede reemplazar por otra persona. Considerando esto, el derecho laboral de la ley del trabajo que permite intercambiar personas de puesto de trabajo, no se aplica a este tipo de relaciones laborales.

Voluntario

El trabajo voluntario o voluntariado, es una forma institucionalizada de realizar trabajos voluntarios. Este tipo de relaciones laborales, se suele aplicar en instituciones así como labores que son sin fines de lucro. Algunas instituciones proveen un salario, aunque bastante bajo, que permite costear lo necesario para costear ciertos gastos durante la duración de la relación laboral.

El trabajo voluntario existe tanto a nivel nacional como internacional y hay distintas razones para participar en este tipo de trabajos. Una de las principales es realizar labores de forma desinteresada, con el fin de ayudar a la comunidad o a un grupo de personas necesitadas. En ocasiones, el trabajo voluntario tiene un fin pedagógico, legitimándolo con el nombre de servicio comunitario.

Ajeno

El trabajo ajeno surge cuando una persona realiza un trabajo por cuenta ajena, es decir, es un tercero el que recibe todos los beneficios del trabajo. Existen tres tipos de categorías para clasificar los trabajos ajenos según la aplicación del término de ajenidad.

  • Trabajo con ajenidad en los riesgos: El empleado realiza una labor sin asumir los riesgos que este pueda causar. Esto puede deberse a que la empresa corre con los riesgos o el resultado económico lo obtiene la empresa, por lo que también corre con los riesgos.
  • El trabajo con ajenidad en el resultado: Regularmente, el empleado recibe una compensación por el trabajo, pero los verdaderos frutos no van al empleado. Todos los frutos de la labor realizada, van al empleador.
  • Trabajo con ajenidad en el patrimonio: El empleador paga al empleado una cierta cantidad de dinero por producir un bien o servicio. Todo lo que se haya producido por el empleado, va directamente al empleado y lo único que este recibe, es el pago previamente establecido.

Retribuido

La relación laboral retribuida surge cuando un empleado es contratado por un plazo temporal y se le retribuirá una cantidad fija de dinero por el periodo de trabajo. Esto surge al establecer contratos escritos, orales o implícitos, en el que la remuneración no depende del nivel de producción sino del periodo de tiempo trabajado.

Algunas de las instituciones y personas que establecen este tipo de trabajos, son corporaciones grandes, instituciones sin fines de lucro, contrataciones en hogares, entre otros. Aunque la remuneración común suele darse en sueldos establecidos, también se pueden generar comisiones de ventas, bonificaciones, pagos en productos o alguna otra variación.

Dependiente

Los empleados dependientes son aquellos que están considerados como dependientes de un empleador y están sujetos a cotizaciones del seguro social. Algunas personas que entran bajo la categoría de empleados dependientes, son pasantes en empresas, salariados, empleados contratados y personas en formación.

Regularmente, los empleados dependientes tienen un contrato de trabajo en el que se establece el tipo de actividad así como la remuneración. Además del salario base, muchos empleados dependientes poseen bonos, suplementos y otro tipo de beneficios.

Tipos de relaciones laborales según el tipo de contrato

Además de la modalidad de trabajo, otra forma de clasificar las relaciones laborales es según el tipo de contrato que posean los empleados con el empleador. Esto define el tipo de trabajo usualmente utilizando un criterio temporal previamente establecido en el contrato. Las distintas clasificaciones de estas relaciones laborales, son las siguientes.

Permanente

Una relación laboral permanente se da cuando el contrato que se ha establecido entre el empleado y la empresa no posee un periodo temporal definido. Al no ser un contrato laboral con fecha de fin, la única forma de extinguir la relación laboral es utilizando uno de los distintos tipos de despido o generando un contrato de disolución laboral.

Temporal

Una de las características que define la relación laboral temporal, es un contrato entre el empleador y el empleado en el cual existe un fin establecido de la relación laboral. Considerando esto, la única forma de crear este tipo de relaciones de trabajo, es a través de un contrato escrito, ya que un contrato oral se considera permanente.

Es importante destacar que un límite temporal de la relación laboral no implica un límite funcional o eventual. Mientras un contrato con límite funcional o eventual varía los parámetros establecidos dependiendo de la situación laboral, el límite temporal depende únicamente de una fecha acordada.

El hecho de que en una relación laboral temporal exista un contrato con un tiempo establecido, esto no significa que no se pueda extinguir la relación previamente a la fecha acordada. Si existen condiciones como incumplimiento de las labores establecidas en el contrato, la empresa puede decidir acudir a un despido, siempre y cuando demuestre todos los requisitos legales que lo respaldan.

Tiempo parcial

Se considera una relación de trabajo a tiempo parcial, a aquellas en las que el empleado posee un horario de trabajo semanal menor al regular. Mientras un empleado regular trabaja 40 horas a la semana, cualquier relación laboral con un contrato de trabajo de 39 horas o menos, se considera un trabajo a tiempo parcial.

No existe una condición legal que defina la cantidad establecida de horas que se deben aplicar para un trabajo a tiempo parcial. Tanto el empleado como el empleador deben establecer un acuerdo que se aplicará en el contrato, el cual puede satisfacer a ambas partes. Los empleados a tiempo parcial, también tienen derecho a tener vacaciones y otros derechos del trabajador que poseen los empleados regulares.

Prácticas

Las prácticas, se les aplican a los aprendices que poseen un trabajo temporal en una empresa con el fin de obtener conocimientos prácticos y experiencia.

Generalmente, las prácticas o pasantías están destinadas a una obtener mejor preparación para adquirir un título profesional. Este tipo de trabajos permite no sólo mejorar los conocimientos del empleado, sino conocer sus capacidades y desempeño general.

Las empresas que deciden aceptar becarios o pasantes, realizan contratos de prácticas en los cuales se establecen condiciones laborales específicas. Este contrato puede o no tener un sueldo y el horario de trabajo generalmente se aplica al horario regular de 40 horas semanales.

JORDI NAVARRO

Artículos relacionados

Deja un comentario