fbpx

Qué es una conciliación bancaria

CONCILIACIÓN BANCARIAUna de las principales gestiones administrativas y contables de una empresa, es la conciliación bancaria.

Las conciliaciones son la herramienta perfecta para puedas tener una excelente gestión de tesorería de tu empresa. Con esto, siempre sabrás cuánto te debe y cuanto debes.

Además, las conciliaciones bancarias te permitirán tener tu contabilidad la día, y de este modo, pagar menos impuestos. Si tienes todos tus gastos contabilizados, podrás deducirlos, y consecuentemente, pagar menos impuestos.

Tu empresa está sujeta a justificar contablemente todos y cada uno de los movimientos bancarios llevados a cabo. Por ello, necesitas hacer una conciliación bancaria para casar tu contabilidad, con los movimientos reales de la cuenta del banco.

En este artículo te explicaré detalladamente qué son las conciliaciones bancarias y cómo se hacen.

En definitiva, este proceso hace se basa en comparar y casar los movimientos contabilizados de nuestra empresa, con los ejecutados por parte de nuestro banco.

Cómo se define la conciliación bancaria

La conciliación bancaria es la comparación y casación que se realiza entre los apuntes contables registrados en una empresa, con los movimientos reales de las cuentas bancarias. 

Este procedimiento consiste en la comparación de los respectivos valores contabilizados por la empresa en una fecha determinada, con los valores que el banco le proporciona a través del extracto bancario.

Hoy en día puedes acceder a los extractos bancarios a diario a través de Internet, con lo cual, si lo precisas, puedes conciliar bancos cada día.

En qué consiste el proceso de conciliación bancaria

CONCILIACIÓN BANCARIALas empresas deben ir registrando cada uno de los movimientos bancarios en un libro auxiliar contable y, a su vez, el banco está en la obligación de hacer lo mismo en paralelo.

Una vez al mes las entidades bancarias tienden a emitir a cada uno de sus clientes un estado de cuenta en el que se incluyen todos los movimientos realizados, es decir, envían un extracto bancario.

No obstante, hoy en día puedes acceder a las cuentas bancarias a diario a través de Internet. Ya no precisas esperar el extracto emitido por el banco.

Seguidamente, una vez tienes los movimientos hechos en la cuenta de banco, se debe realizar una comparación con los registros contables de tu empresa.

Por último, se debe comprobar si los movimientos bancarios y los registros de la contabilidad, coincide. De lo contrario, se tiene que encontrar cuál es el motivo de la diferencia.

Así pues, el objetivo que se desea alcanzar al llevar a cabo las conciliaciones bancarias, en el caso de que haya discrepancias, es investigar la razón por la cual surge esa diferencia.

También, identificar la existencia de algún error en los registros. Si los hay, es necesario determinar de qué tipo de error se trata para poder encontrar una explicación razonable para el mismo.

Ventajas de la conciliación bancaria

Realizar conciliaciones bancarias, no es obligatorio, pero hacerlo de forma frecuente es altamente recomendable, ya que, aporta diversos beneficios para la compañía.

Cabe resaltar que entre  estas ventajas se consideran:

  • Mantener actualizado el libro contable
  • Poseer siempre información relevante y válida que permita a los empresarios una correcta toma de decisiones
  • Posibilidad de administrar de forma óptima los recursos económicos que tiene la empresa.

En síntesis, realizar las conciliaciones bancarias permite tener una perspectiva fiel de las finanzas de nuestro negocio, con todas las ventajas que ello conlleva.

Cómo realizar la conciliación bancaria

La conciliación en sí, consiste en contrastar la los movimientos bancarios y comprarlos con los pagos y cobros de las facturas de la empresa

Para llevarlo se puede emplear el método un  convencional y simple. Éste consiste en hacer la conciliación bancaria haciendo uso de una plantilla Excel, donde anotarás tanto los registros bancarios, como los registros de facturación contabilizados.

CONCILIACIÓN BANCARIA

También, puedes emplear un programa informático, de los muchos que hay, que te permitirá visualizar los movimientos de las cuentas bancarias y las facturas en un mismo lugar. Con un solo clic, el software te hará la conciliación en pocos segundos.

En el caso de optar por emplear el método tradicional de conciliación bancaria, se deben seguir los presentes pasos:

  • Conseguir el extracto bancario perteneciente al mes específico, ya sea físico o digital.
  • Disponer del registro contable de cobros y pagos de la empresa correspondiente al mismo mes.
  • Emplear regla y lápiz (Si la misma se realiza manualmente) o la plantilla de Excel. Comparar línea por línea, concepto por concepto, cantidad por cantidad, procurando que los datos coincidan.

Cuál es el objetivo de la Conciliación bancaria

Tal como comenté previamente, realizar como mínimo una conciliación mensual es lo más recomendable para la buena gestión de una empresa.

El propósito de realizar este procedimiento es casar los movimientos registrados en la contabilidad, con ejecutados en la cuenta bancaria de la empresa, y tener totalmente controlados estos registros.

Con la conciliación terminada, deberás tener exactamente los mismos movimientos en la contabilidad y en el banco.

La Agencia Tributaria puede requerir que le justifiques los movimientos bancarios (a los que tienen acceso), con la contabilidad que has presentado en Hacienda.

Por ello, es fundamental que tengas las conciliaciones bancarias al día y justificadas con cobros y pagos hecho por tu empresa. Es decir, si tienes un cobro en el banco de la empresa xxxx, debes tener una factura contabilizada y emitida a esa empresa.

Cuál es la importancia de la conciliación bancaria

Sea realizada mensualmente o no, la conciliación bancaria es un proceso contable que no puede ser omitido por las razones que se plantean a continuación:

  • Para evitar errores y sorpresas poco gratas. Llevando el registro de los movimientos asociados a la cuenta bancaria de la empresa se pueden identificar movimientos que han sido cargados por error del banco.
  • Para comprobar transacciones. En el caso de haber extraviado un recibo o factura que no ha sido contabilizada, el extracto bancario servirá para recordarnos la existencia de tal transacción.
  • Para controlar el rendimiento óptimo de la empresa. La conciliación bancaria brinda una perspectiva completa acerca de la evolución y estado de tus cobros y pagos, lo que te ayudará a decisiones apropiadas.
  • Para prevenir pérdidas. Podrás detectar un posible mal rumbo de tu empresa y actuar a tiempo de acuerdo a ello.

Artículos sobre emprendedores y autónomos que te pueden interesar

Deja un comentario

Abrir chat
Hola,
¿en qué puedo ayudarte?