Los bienes de inversión

Los bienes de inversión son aquellos que, debido a su disposición y naturaleza, van a ser usados para los medios de explotación a fin de obtener un lucro en el tiempo. Dicho tiempo ha de ser superior a un año.

Además, a los bienes de inversión se les considera de gran importancia, ya que, son los activos de una empresa con los que se obtiene una rentabilidad a medio y largo plazo.

bienes de inversion

Si deseas conocer todo acerca de este tema, sigue leyendo!!

¿Qué son los bienes de inversión?

A un bien se le puede considerar que es de inversión, dependiendo de la función que se le vaya a dar o del objetivo de su tenencia. Estos llegan a diferir de otros bienes no tanto por su naturaleza sino más bien por la utilidad de estos.

Un ejemplo de lo antes explicado puede ser un ordenador. Estos son considerados de inversión cuando se usan como una herramienta con la cual se puede generar algún lucro para la empresa.

Es decir, si dicho aparato nos ayuda para nuestra actividad económica. En este caso, se encuadrarían dentro de los denominados bienes de inversión.

Otro ejemplo puede ser todos aquellos bienes materiales, ya sean físicos o no, con los cuales una empresa podría llegar a obtener una rentabilidad.

Un ejemplo de ello puede ser un local comercial, vehículos, o un programa informático.

Las consideraciones fiscales

Este es un tema que se considera de vital importancia para una empresa cuando lo vemos desde el punto de vista de las amortizaciones y de la gestión fiscal.

Lo primero a tener en cuenta es que los bienes de inversión pueden llegar a ser deducibles.

Para determinar su deducibilidad, un bien de inversión ha de tener un valor de compra mínimo que es determinado por las leyes fiscales del país. La razón de ello es que estos bienes van a estar destinados a la explotación.

Por ello, a los bienes de inversión se les consideran herramientas de trabajo o para la obtención de algún provecho.

Es posible amortizar estos bienes con las tablas coeficientes de la Agencia Tributaria. De esta manera es como logran al deducirse la depreciación de los activos.

Con la amortización de los bienes de inversión, se aminora el beneficio obtenido por la empresa, ya que, es un gasto más. Esto influye en los impuestos que grava el beneficio.

Características de los bienes de inversión

Un bien de inversión debe tener estas características:

  • Tendrán que ser herramientas indispensables para poder ejecutar la actividad económica de la empresa.
  • Su precio deberá ser superior a los 3000€.
  • Deberá ser usado para su actividad por un periodo superior a un año.
  • Podrás deducir el coste del bien mediante amortizaciones.
  • Tendrás que registrar la adquisición en el libro bienes de inversión. Este último debe mostrar todos los bienes de inversión que tiene la empresa.

Ejemplo de bienes de inversión

Un ejemplo de un bien de inversión puede ser los vehículos o coches que se usan en las empresas mensajeras. Los vehículos son medios fundamentales para el desempeño de las actividades de este tipo de empresas.

Con lo cual, en una empresa de mensajería los vehículos propios se les puede tratar como bienes de inversión.

En el sentido de lo antes explicado, el coste de estos vehículos también serían deducibles mediante la amortización de los mismos.

Es decir, si un vehículo te ha costado 10.000 euros y lo amortizas en 5 años, podrás deducir año a año 2.000 € durante 5 años. Después de los 5 años ya habrás deducido el vehículo por completo.

Lo mismo puede ocurrir con otros bienes que pueda tener esta empresa de transportes. Se haría lo mismo con ordenadores, mobiliario, maquinarias….etc.

Tipos de bienes de inversión

Dependerá del tipo de actividad que se realice dentro de la empresa. Si bien existen muchos más tipos, los más claros de diferenciar, por la actividad para los que se usan, son los dos siguientes:

Bienes de inversión para actividades profesionales

Son aquellos que se utilizan para el desempeño de los servicios profesionales. Un ejemplo sería el laser que usan los oftalmólogos para operar las cataratas.

Aunque este bien es caro, serán de gran importancia para el desempeño de su profesión y poder realizar cirugías oftalmológicas.

Bienes de inversión para las actividades empresariales

Se utilizan en las empresas para la obtención directa de beneficio económico. Por ejemplo si tienes una empresa de paquetería, tu camión de reparto sería un bien de inversión para actividades empresariales.

Diferencia entre bienes de consumo bienes de inversión

Estos dos términos son algo similares, pero en la práctica o aplicación son muy distintos.

Los bienes de consumo hacen referencia a todos aquellos que podemos usar diariamente como consumidores finales.

Son productos que no se destinan para obtener una rentabilidad, ni tampoco para transformarlos. Simplemente, se adquieren y se utilizan hasta que se deterioran.

Un ejemplo de ello puede ser un microondas, o una televisión que tengamos en casa.

Por su parte, los bienes de inversión, son también conocidos como bienes de capital, debido a que son los bienes o equipos indispensables para la producción de una empresa.

Estos, son aquellos que van a servir más adelante para la obtención de algún beneficio con su uso. Es decir, se obtienen para el proceso productivo de una empresa.

Un ejemplo de ello son los activos que tuviera una empresa como los vehículos, el mobiliario, los ordenadores, entre otros.

Diferencia entre bienes corrientes y bienes de inversión

A menudo se suele confundir los bienes de inversión con los bienes corrientes, pese a que estos son muy diferentes.

Estos se diferencian debido a que los bienes corrientes son aquellas mercaderías, materias primas, accesorios y recambios que se usan para la elaboración del producto.

Mientras, que los bienes de inversión serán todos aquellos bienes que se usan para la producción.

La característica más relevante entre ambos bienes es que los bienes corrientes son temporales. Solo se usan una vez y es necesaria una nueva adquisición para continuar la producción.

Los bienes de inversión suelen tener una duración para la producción de más de una año y no se gastan, se amortizan o reducen su tiempo de vida útil.


Artículos relacionados

Deja un comentario