Dónde invertir dinero sin riesgo

¿Estás pensando dónde invertir dinero sin riesgo? El riesgo es una de las cuestiones que más se teme en el mundo de los negocios por parte de los inversores.

Primero debes tener claro, que cuando se habla de inversiones, implícitamente, se trata de una apuesta que no dependerá absolutamente de la suerte, sino del cómo la realizas y calculas el resultado.

donde invertir dinero sin riesgo
Dónde invertir dinero sin riesgo

Si te han dicho o asegurado que tienes la oportunidad de invertir sin riesgo, te están mintiendo. En definitiva, no existe una inversión sin riesgo, sino con mínimo riesgo.

En las inversiones, siempre habrá riesgo de pérdida o de no alcanzar la ganancia deseada sea cual fuere el negocio o acción. Debes cuidarte de falsa promesas o expectativas irreales.

Lo recomendable es evaluar las condiciones de nuestra inversión, analizar el prestigio de la entidad en la que invertimos o asesorarnos cuando se trata de una iniciativa propia.

Seguro que alguna vez has oído hablar de pérdidas, fraudes o estafas sufridas por algún conocido o familiar.

Esto se debe a no haberse asesorado sobre la inversión y/o a quien se le confiaba su dinero. Si se trató de una negocio propio, seguramente carecía de los conocimientos o habilidades suficientes.

Invertir en una empresa propia

Ten claro que no existe inversión sin riesgo, pero también el riesgo lo puedes controlar.

Si tienes iniciativa propia, puedes crear tu propia empresa. Es el sueño de la mayoría de personas, un negocio propio.

Tú eres el que controla y decide todo. Eres tu jefe y tu empleado, o puedes tener a tus empleados. Aquí la idea es ser responsable, administrar bien, así como tener un buen asesor de empresas.

Puedes crear una sociedad con otros emprendedores que tengan tus mismos ideales y fines.

Debes complementarte con personas con habilidades variadas. Todos no deben ser expertos en lo mismo, o al menos es no es la idea. Así, cada quien cumplirá roles de manera eficiente sin entorpecer al otro.

El riesgo dependerá de la gestión de quienes formen la sociedad en caso de ser más de uno. Si nuestro producto o servicio es fluctuante, se debe estar preparado para cambiarlo si es necesario.

El éxito depende exclusivamente de lo que ofrecemos y vendemos, más que de la competencia o incompetencia de quienes forman la empresa.

Invertir en productos financieros

No se requiere cantidades grandes para iniciar una inversión de este tipo. Los productos financieros son un instrumento muy utilizado por los ahorradores e inversores. La idea es sacar el mayor provecho por rentabilidad.

Sin embargo, se necesita asesoría y saber que producto se adapta mejor entre tantos productos financieros. Se pueden conseguir buenas rentabilidades.

Estos productos pueden ser bonos públicos, pagarés del Estado, bonos empresariales, fondos de inversión, planes de pensiones… etc.

Invertir en acciones

Si piensas invertir en bolsa minimizando riesgos, puedes hacerlo comprando acciones de empresas sólidas que estén en tendencia positiva.

La otra forma más arriesgada, sería invertir o especular en acciones de pequeñas empresas cotizadas con altos índices de volatilidad.

Hoy en día en sencillo operar en bolsa. Tienes bancos y brókers a tu disposición que te permiten operar online.

Evalúa y controla las comisiones que te cobran en cada intermediación. Hay mucha competencia y podrás encontrar entidades que ofrecen bajas comisiones.

Invertir en el sector inmobiliario

El saber comprar un inmueble a buen precio, te aportará interesantes beneficios. Algunas veces puede pasar tiempo antes de venderlo. Por ello, podrías plantearte el alquiler.

A pesar de las fluctuaciones y las burbujas a largo plazo son inversiones seguras. Puedes ganar con la compra-venta o alquiler de: casas, apartamentos, terrenos, edificios, construcciones.

Otra forma es comprando viviendas en mal estado o en ruinas y reformarlas para ganar con sus ventas. Revendiendo simplemente con astucia y buen tino se gana también.

Mientras no haya urgencia por vender, se pueden superar las crisis inmobiliarias y hasta sacarles provecho. En este mercado se crece poco a poco y se aprende con el tiempo.

Ganar invirtiendo y minando criptomonedas

Es altamente probable que el futuro de las monedas sea virtual, el dinero físico tiene sus ventajas y desventajas.

Las criptomonedas como el bitcoin han representado una fuente de ganancias sustanciales, a pesar que es un sistema que se basa en la confianza.

Puedes aprender sobre criptomonedas, e invertir en ellas.

Otra forma es adquirir uno o varios ordenadores potentes para minar criptomonedas. Pero, es importante no tener problemas de electricidad, y contar con buena conexión a internet.

En países donde los cortes de electricidad son constantes o carezcan de buena conectividad, esta inversión fracasaría sin duda.

Invertir en préstamos

Si dispones de liquidez suficiente puedes iniciar una empresa de micro créditos.

Tu ganancia será el cobro de los intereses que serán los que acuerdes con el prestatario. Al ser una forma de financiación fácil y rápida, es muy demandada.

Aquí el riesgo se minimiza según las condiciones o formas de lograr que te devuelvan el préstamo más los intereses acordados.

Tu inversión será el dinero que prestes, las ganancias, los intereses, el riesgo es esa posibilidad de que el deudor no cumpla el pago de deuda e intereses.

Para que el riesgo sea menor, se debe realizar acciones que aseguren el pago, como legalizar el préstamo, solicitar un aval, o aportar alguna garantía.

No hay dónde invertir sin riesgo

En teoría tener nuestro dinero en cuentas de ahorro o en inmuebles debería ser inversiones seguras. No obstante, esto dependerá del país donde te encuentres.

En países desarrollados, como los europeos, existe ciertas garantías en los depósitos bancarios. También, las variables macroeconómicas, como la inflación, suelen estar controlados. Pero, no en todos los lugares es así.

Por ejemplo, en Venezuela, en los últimos años ha habido uno enormes desequilibrios sociales y económicos, que han arruinado a gran parte de su población. La inflación ha destruido la economía del país.

En estas situaciones, algunas personas compran bienes para intentar que la inflación no les quite valor a sus activos. Aún así, algunos bienes pierden valor porque el país no genera confianza.

En definitiva, no hay dónde invertir dinero sin riesgo. Por otro lado, no hay ganancia sin inversión. Con lo cual, puedes invertir o ahorrar, pero ahorrar dinero para no usarlo o invertirlo, es como vestirse y no ir a la fiesta.

Aprende a controlar y evaluar el riesgo

Cuando evaluamos el fin que le vamos a dar a nuestro dinero para invertir, y analizamos las ganancias potenciales y las posibles pérdidas, estamos calibrando el terreno y nos permitirá controlar dicha inversión.

Hay que preguntarse hasta qué punto podemos tolerar la perdida y hasta qué punto no podemos permitírnosla.

No se trata de paranoia ni negativismo, en el mundo de las finanzas y las inversiones se debe ser realista. Invertir no es un juego de azar, por lo tanto, debe prevalecer el sentido común, conocimientos y asesoramiento.

A veces, no es necesario ser un inversor experto. Si tu posible inversión no te genera confianza y te llena de dudas, no la hagas. Es obvio que se trata de una inversión de riesgo alto para ti.

No inviertas en algo que desconozcas, a no ser que tengas a un experto que te pueda asesorar en la materia donde deseas realizar tus inversiones.

Jamás vayas a ciegas, porque vas a tropezar. Hay muchos que ganan con tu pérdida, por eso debes aprender a calcular el riesgo.

Debes ajustar tu inversión según tu perfil de riesgo. Evalúa el riesgo empleando estudios financieros, fiscales, personales, de campo que te permitan acertar. Pide asesoramiento si lo crees necesario.

Que el riesgo sea aceptable para ti significa mínimo riesgo

Ya sabemos que no hay dónde invertir dinero sin riesgo. Con lo cual, cuando invertimos debemos comparar nuestra inversión con las posibles ganancias.

Si el riesgo que representa la inversión es aceptable para nosotros, estaremos hablando del control de riesgo, ya que, somos consciente de lo que podemos perder.

Bien sea por la fluctuación financiera y del mercado, por la inflación, malas políticas estatales, caídas de bolsa, pandemias, terrorismo o amenazas, siempre habrá riesgo para los negocios e inversiones.

El punto es calcular los posibles escenarios para evitar perder más de lo razonable y que podamos recuperarnos en el menor tiempo posible.

En la actualidad, puedes contratar a un asesor antes de iniciar una inversión para que te ayude en la áreas que no domines. La asesoría empresarial esta ahora al alcance de todos y es una forma de minimizar el riesgo.

Diversificar tus inversiones es recomendable. A pesar de ser una estrategia de antaño, sigue siendo efectiva, ayuda a reducir el riesgo.

Conclusión de dónde invertir dinero sin riesgo

Lo que motiva a invertir es la búsqueda de una ganancia, si no, nadie invertiría. Nadie invierte para perder.

Las ganancias nos motivan, pero el ganar no debe cegarnos e ignorar riesgos potenciales.

El riesgo debe ser aceptable, controlado y no existe inversión sin riesgo. Seria engañarnos pensar así, o si alguien nos ofrece una inversión así, viene a estafarnos.

Las mejores inversiones no siempre son las que más prometen.

En los negocios, no creas en ganancias fáciles, todo requiere de estudio, de trabajo y de constancia. El menor descuido o confianza indebida se nos puede volver en contra.

Por último, el riesgo no significa que desistas de tu deseo o que no lo intentes, pero tampoco que lo ignores.


Artículos relacionados

Deja un comentario