Qué son Activos Financieros, definición y características

Los activos financieros son instrumentos, como títulos o anotaciones contables, en las cuales un comprador adquiere el derecho de percibir un ingreso en un lapso de tiempo futuro dado por el vendedor.

A nivel contable, los activos financieros son considerados un pasivo para el que lo emite, mientras que para el que lo compra pasa a ser un activo.

activos financieros

Estos instrumentos pueden ser intercambiables y lo puede adquirir tanto una persona física, como una persona jurídica. También pueden ser emitidos por Estados, comunidades autónomas, empresas, entre otras.

En la actualidad la mayoría de los activos financieros se expresan en anotaciones contables en vez de títulos, la ejemplificación de esto es el crecimiento en el número de cuentas bancarias.

Los activos financieros son activos intangibles, es decir, no tienen un valor a nivel material, pero sostienen su valor en función a esa deuda asumida por el ente emisor.

Estos instrumentos financieros permiten la obtención de liquidez para el financiamiento del emisor. Por su parte, el comprador de la deuda encuentra un nicho de inversión de sus ahorros que le otorga cierto nivel de rentabilidad.

¿Cómo se emiten y negocian los activos financieros?

El entorno o centro donde se emiten y negocian los activos financieros se denomina mercado financiero. Están ubicados por todo el mundo.

Los mercados financieros constan de 2 dos niveles:

  • El mercado primario: es donde el emisor coloca el título y este es negociado por vez primera.
  • Mercado secundario: lugar donde se negocia, venden e intercambian títulos, con un precio que se establece dentro de este mercado.

La vida de este título puede acabar si el emisor realiza el pago al poseedor de los derechos de cobro. En este caso podemos hablar que el título se ha extinguido.

Características de los activos financieros

Independientemente de la clasificación en la que se encuentre un activo financiero, estos instrumentos cuentan con por lo menos, 3 características distintivas. Estas son:

  • Liquidez
  • Rentabilidad
  • Riesgo

Liquidez

Se resume como la capacidad que tiene un activo financiero en convertirse en dinero corriente sin que esto implique una pérdida de su valor. Un título con una alta liquidez significa que se puede vender con rapidez, transformándose en efectivo sin comprometer su rentabilidad.

Rentabilidad

Es la contraprestación que obtiene el comprador tras adquirir la deuda por medio del título emitido. Esta rentabilidad está definida, proporcionalmente, por un interés.

Riesgo

Es un valor probabilístico en el que se define la posibilidad real de que el ente emisor pueda cumplir con el compromiso de la deuda.

¿Cómo se clasifican los activos financieros?

Existen diversos criterios con los que podemos clasificar los activos financieros de acuerdo a las características de estos. En este sentido podemos encontrar una clasificación por su liquidez, por el tipo de emisor, por el tipo de renta y por el plazo de vencimiento del título.

Veamos cada uno de estos a detalle.

Activos financieros según su liquidez

Ordenados de mayor a menor liquidez tenemos:

  • Dinero circulante en curso legal: estos son las monedas y billetes que emite el Banco Central de un Estado.
  • Dinero en los bancos: hace referencia a los depósitos, distintos tipos de cuentas bancarias, entre otros.
  • Pagarés: son letras en las que una empresa de carácter privado asume compromiso de pago con una persona u otra empresa por un bien o servicio adquirido.
  • Deuda pública: son los distintos activos financieros colocados en el mercado por un Estado con el fin de obtener financiamiento. Estos pueden tener distintos plazos de duración. Ejemplo de ellos son las letras y bonos del tesoro.
  • Renta fija: es el símil de la deuda pública pero esta vez el ente emisor es una empresa privada.

Activos financieros según su emisor

En este caso encontramos las siguientes instituciones:

  • Los Bancos Centrales de un gobierno o Estado.
  • El Tesoro Público.
  • Empresas de carácter privado que no estén categorizadas dentro del sector financiero y/o bancario.
  • Entidades financieras y bancos privados.

Activos financieros según su tipo de renta

Dentro de esta clasificación encontramos tan solo 2 tipos de activos financieros según su renta, estos son:

  • Los de renta fija: emitidos por entidades de carácter público o privado, en los cuales el título establece un compromiso de devolverle al comprador el capital que invirtió y un margen de rentabilidad. Todo esto dentro de un período de tiempo establecido en la letra. Particularmente, los activos financieros públicos de renta fija suelen tener un menor riesgo que los privados.
  • Los de renta variable: en este tipo de activo financiero no existe ningún tipo de garantía de que haya un retorno del capital invertido, ni de la rentabilidad total de esta anotación contable o título. Por este motivo, resultan de valor mutable a lo largo del tiempo, dependiendo de un conjunto de factores como el mercado donde se mueven.

Activos financieros según su plazo de vencimiento

En términos concretos los hay de dos tipos:

  • Activos monetarios / activos a corto plazo: por lo general suelen ser de rentabilidad baja, ya que son amortizados en plazos cortos.
  • Activos de mediano plazo /activos de largo plazo: suelen tener una duración que supera el año. Presentan un nivel de riesgo mayor, ya que su valor puede variar por su largo plazo, por esta razón es que ofrecen una contraprestación mucho mayor.

Ejemplo de activos financieros

Para ilustrar mejor este tipo de instrumento financiero veamos un ejemplo práctico, digamos las acciones. Las acciones son un activo financiero de renta variable que representa una fracción del capital social de una empresa.

Esta letra ofrece a su portador unos deberes y derechos de propiedad sobre esa parte de la empresa. Así, puede obtener una renta por el pago de dividendos de la empresa o por la liquidación de las acciones.


Artículos relacionados

Deja un comentario