Qué es el asiento de apertura y cómo se hace

La contabilidad es una de las disciplinas de gestión empresarial más importantes que existen. En finanzas, el contable es el profesional encargado de registrar todos los movimientos económicos y financieros que genera una empresa. ¿Cómo lo hace? Pues mediante los llamados asientos contables. El primer asiento del ejercicio es del asiento de apertura.

El asiento de apertura es determinante, pues con éste se puede da inicio a un ejercicio económico. Todas las empresas llevan sus libros contables y antes de iniciar cada periodo manifiestan su situación contable en el asiento de apertura.

asiento de apertura

Paradójicamente, se trata de uno de los conceptos más básicos y sencillos de la contabilidad. El asiento es relativamente sencillo de realizar, aunque sus implicaciones son muy relevantes. Ahora mismo te mostraremos todo lo que tienes que saber acerca del asiento de apertura. Sigue leyendo!!

¿Qué es el asiento de apertura?

Un asiento no es más que el registro en libros contables de una transacción en la que la empresa participa. Por ello, el asiento de apertura puede definirse como el registro en libros contables de la situación de la empresa justo antes de comenzar sus actividades económicas.

El asiento de apertura se realiza tanto al momento de la creación de la empresa como cuando ha terminado un periodo contable. En el primero de los casos se utiliza para dejar registro de los activos y pasivos con los que comienza sus actividades empresariales la organización en cuestión.

En el segundo de los casos, se utiliza como un separador de cada periodo contable. De la misma forma se establecen activos y pasivos de la organización, dejando de lado gastos e ingresos que previamente se saldaron o liquidaron. Generalmente el asiento de apertura se realiza al principio de cada año.

En el debe del asiento de apertura se sitúan los activos de la organización, mientras que en el haber del asiento tienen que ir los pasivos de la empresa y su patrimonio neto.

En definitiva, el primero de los registros contables de un ejercicio, es el asiento de apertura. Es un asiento indispensable en la contabilidad de una empresa. Hoy en día, los programas de contabilidad automatizan este proceso, lo que facilita el trabajo y evita errores.

¿Cuándo se registra el asiento de apertura?

En la mayor parte de los casos el asiento de apertura se registra con fecha de 1 de enero del año en curso. Esto se debe a que es la fecha que suelen utilizar las empresas como inicio del año contable.

No obstante, no es obligatorio el registro con tal fecha. Si se le da inicio a una empresa a mitad de año, el asiento de apertura será ese mismo día.

Pero en años siguientes puede hacerse con fecha del primer día de ejercicio contable después de la pausa del fin de año. Por supuesto, este hecho suele tener ligeras variaciones respecto a cada país.

Cómo hacer un asiento de apertura

La primera entrada de los libros contables es de las más sencillas. Sin embargo, puede llegar a tener ligeras variaciones dependiendo si se trata del primer asiento de un periodo o del primer asiento de la vida de la empresa.

El primer asiento de apertura

Es de los asientos más fáciles de hacer, puesto que en este solo se tienen que mencionar los elementos que conforman el capital inicial de la empresa.

Generalmente, en el Debe tendrás las partidas contables que son bienes. Por ejemplo, el dinero en bancos o los bienes que utilizarás para el negocio como mesas, sillas, ordenadores…etc.

En el Haber se muestran las partidas contables que son deudas u obligaciones. Por ejemplo, el dinero puesto por los socios o las deudas que hayamos incurrido para empezar la empresa.

El inicio de un nuevo periodo

Aunque su estructura es básicamente la misma que el caso anterior, el asiento de apertura en estos casos es consecuencia directa del asiento de cierre del periodo contable anterior.

En el Debe de nuevo se hace mención a los bienes y derechos que posee la empresa. Por ejemplo, facturas pendientes de cobro, vehículos, mesas, ordenadores…etc.

Por otro lado, en el haber se pone las deudas y obligaciones de la empresa. Un ejemplo sería los préstamos bancarios, las facturas pendientes de pago…etc.

De forma manual o con software de contabilidad

Es posible llevar el registro contable de una empresa de forma manual. Los libros contables tradicionales siguen siendo válidos legalmente para las empresas pequeñas que deben llevar de forma manual los registros de sus movimientos. Sin embargo, no es conveniente hacerlo de esta forma.

Las empresas pequeñas deben contar con la ayuda de un contable que se encargue de cumplir con los requerimientos del plan general contable, así como de la ley tributaria.

La mejor forma de gestionar la contabilidad es mediante un software especializado en gestión contable, cuya eficiencia permite obtener todos los registros del año con tan solo presionar un botón.


Artículos relacionados

Deja un comentario