Invertir en bonos del Estado

¿Quieres saber qué son y cómo invertir en bonos del Estado? En este artículo te lo explicaremos detalladamente.

El Gobierno de un estado necesita financiarse para ofrecer los servicios públicos. Una forma de hacer es a través de la emisión de bonos. Las personas físicas y/o jurídicas pueden comprar dichos bonos al Estado. Con lo cual, el inversor recibirá una rentabilidad, y el Estado tendrá una obligación de pago.

invertir en bonos del estado

La cuestión recae en determinar si la inversión efectuada puede o no resultar rentable. Para ello, es preciso conocer más sobre los bonos del Estado. Sigue leyendo!!

¿Qué son los bonos del Estado?

Los bonos del Estado son unos títulos especiales que emiten los Gobiernos con el objetivo de captar el dinero suficiente para satisfacer el déficit público. La intención del Estado, es captar una gran masa de inversores que quieran adquirir estos títulos.

A los bonos del Estado son considerados instrumentos de deuda pública. Cuando son emitidos, en estos títulos se establecen los intereses que van a recibir los inversores y la periodicidad en que va a ser cobrado.

Adicionalmente, el monto invertido será devuelto íntegramente al vencimiento del préstamo, lo cual ocurre pasados varios años.

Esto quiere decir que al momento en que una persona invierte en los bonos del Estado en realidad se convierte en un “prestamista”.

Características de los bonos del Estado

Las particularidades de los bonos de deuda pública o bonos del Estado podemos destacar los siguientes:

1.- Representa un ingreso recurrente de tipo pasivo

Todas las personas que proceden a invertir en bonos del Estado comienzan a cobrar intereses, llamados cupones, de manera regular y periódica. Estos intereses se establecen previamente al momento de ser emitidos los bonos.

2.- Es una inversión a medio y largo plazo

Los bonos del Estado suelen tener plazos de vencimiento de mediano a largo plazo. En el primero de los casos suelen ser de 2 a 5 años, mientras que en los de mayor duración pueden alcanzar los 10 años, dependiendo del país que los emite.

En España los bonos del Estado tienen una duración de unos 3 o 5 años. Otras opciones con diferente duración serian las Letras del Tesoro o as Obligaciones del Estado.

3.-Ingresos estables de baja rentabilidad

Los intereses que reciben los inversionistas suelen tener una rentabilidad baja, ya que, el riesgo es mínimo. Se podría obtener mayor rentabilidad por ese dinero si lo invirtieras en otros instrumentos de inversión con más riesgo.

4.- Cuentan con índice de riesgo bajo

Si bien cuando se invierte en instrumentos de renta variable las probabilidades de obtener una rentabilidad alta son mayores, también lo son los riesgos a que se produzca una quiebra o que se caiga en impago. Como toda inversión tiene su propio riesgo, pero en términos comparativos son mucho menores.

5.- Tienen un precio variable

Los bonos del Estado cuentan con un precio que depende de la relación de la oferta y la demanda que se establezca sobre estos títulos de deuda pública.

Cuando la demanda sobre los bonos es muy alta, los precios se elevan. No obstante, es prudente considerar que los Gobiernos emiten este tipo de bonos de manera masiva.

El valor nominal mínimo que se puede establecer dentro de la puja por la adquisición de bonos del Estado es de 1.000 €. Cualquier importe mayor a este monto se expresará en múltiplo de 1.000 €

Tipos de inversiones en deuda pública

Para las personas que se están introduciendo en el mundo de la inversión en deuda pública, suelen confundir distintos tipos de instrumentos financieros similares. En España podemos encontrar las Letras del Tesoro y las Obligaciones del Estado.

La diferencia fundamental entre uno y otro es el tiempo de duración de estas formas de inversión en deuda pública. Veamos cada una con más detalle en función a su duración.

1.- Letras del Tesoro

Esta forma de título sobre la deuda pública tiene un plazo que suele ser menos de los 18 meses, siendo las más comunes las emisiones de 3, 6 y 12 meses.

Adicionalmente, en este tipo de título no se produce un cobro de cupones o intereses de manera periódica, en su defecto se puede disponer de esta rentabilidad una vez concluido el plazo de vigencia de la letra.

Como es de esperar, los intereses devengados por la inversión en Letras del Tesoro suelen ser más bajos que los de otros instrumentos sobre la deuda pública similares.

2.- Bonos del Estado

Estos tienen una duración mayor a los 18 meses y menor a los 5 años. Al momento de que se adquiere se hace un pago total o de una porción de este, percibiéndose una renta cada 3, 4 o 12 meses hasta el vencimiento del título, momento en que se retorna el importe total del bono más su último cupón.

3.- Obligaciones del Estado

En este caso, nos encontramos ante la forma de financiación del Estado que mantiene la estructura de deuda pública. Estos títulos, tienen un plazo de vencimiento de al menos 5 años.

Las Obligaciones del Estado en España tienen periodos de vigencia de 10, 15, 30 y 50 años. Sus intereses suelen ser mejores que los ofrecidos por los bonos del Estado.

El resto de las condiciones de cobro de los cupones y periodicidad es igual a la de los bonos del Estado.

Ventajas de invertir en bonos del Estado

Entre las principales ventajas que tenemos al invertir en bonos del Estado tenemos:

1.- Permite generar ingresos fijos

El flujo de ingresos obtenidos por los cupones de los bonos del Estado son constantes y predecibles. Esto permite establecer planes de inversión con esos intereses, que además suelen tener exenciones de impuestos de diversa índole.

2.- Son inversiones estables

Los bonos del Estado son una forma muy segura de invertir el dinero, al menos cuando lo comparamos con otras formas. Al ser estables no tienes que preocuparte por fluctuaciones del mercado que afectan instrumentos como las acciones.

3.- Permite realizar una inversión útil en la sociedad

Cuando se invierte en los bonos del Estado se está contribuyendo con el país para que pueda subsanar su déficit público de manera eficiente. Este dinero se suele invertir en proyectos sociales, erogaciones de seguridad social, sanidad, gastos de nómina, entre otros.

¿Cómo invertir en bonos del Estado?

Para invertir en bonos del Estado podemos encontrar dos maneras de hacerlo. Estos se conocen como el mercado primario y el mercado secundario, veámoslos a detalle cada uno:

1.- ¿Cómo comprar bonos del Estado en el mercado primario?

En el mercado primario es donde se realiza la adquisición del bien de primera mano, es decir, directamente del emisor, que en este caso es el Estado.

Ahora bien, en España la entidad encargada de emitir los bonos del Estado, así como, las Letras del Tesoro y las Obligaciones del Estado, es el Tesoro Público. Para ello, realiza una subasta donde los interesados pujan para hacerse con estos títulos de deuda.

Es entonces cuando se establecen las condiciones de duración del bono y los intereses a los cuales está sujeto.

Los bonos del Estado pueden ser adquiridos en el Banco de España, así como, en las oficinas y página web del Tesoro Público. También puedes adquirir estos bonos en los bancos y demás entidades financieras.

Para realizar la compra de los bonos del Estado en el mercado primario, es indispensable tener un mínimo de 1.000 €. Si se desean comprar más de estos activos financieros debe ser en múltiplos de 1.000 €.

Cuando llegue el momento de cobrar los intereses o cupones estos serán depositados a tu cuenta asignada, de acuerdo a la periodicidad establecida en el bono del Estado.

Una vez vencido el bono, automáticamente recibirás el total del capital invertido más el último cupón que te correspondía.

2.- ¿Cómo comprar de bonos del Estado en el mercado secundario?

Este mercado es aquel en donde propietarios de los bonos del Estado proceden a liquidarlos a terceros con el fin de obtener un rédito.

Esto simplemente es una opción donde los inversionistas vender sus títulos a otros inversores si tener que esperar al vencimiento del bono del Estado.

El precio de estos instrumentos financieros dentro del mercado secundario, suele tener un precio distinto a aquellos 1.000 € mínimos exigidos en el mercado primario. En este caso el valor del bono va a depender de la conjunción de 3 factores:

  • El primero es la proximidad al pago del siguiente cupón.
  • Segundo, el tipo de interés del mercado, que va a variar de acuerdo al criterio de riesgo del bono.
  • Tercero, los intereses planteados por el Banco de España.

Viendo esto en un marco comparativo, nos encontramos que los bonos del Estado en el mercado secundario tendrá un valor que fluctuará de forma similar al mercado de acciones.

Si deseas comprar los bonos del Estado o cualquier instrumento de deuda pública dentro de un mercado secundario es necesario que recurras a los servicios de un bróker.

Asegúrate de comparar los márgenes de comisiones que te ofrecen, así como los productos que ponen a tu alcance.

Recuerda que dispones de distintos tipos de brókers, ya sean oficinas de bancos y/o entidades financieras físicas o por internet.

Riesgos de invertir en los bonos del Estado

Como toda inversión siempre existen riesgos, pero una de las peculiaridades de este tipo de instrumento financiero de deuda pública es que cuentan con nivel de riesgo bajo.

No obstante, el peligro de no recibir la rentabilidad que esperabas es una probabilidad real. En este caso hay dos escenarios que afectan a este tipo de bono, como son:

1.- El riesgo a que el país emisor del bono quiebre

Este es un caso poco común, en el cual el país llega a una quiebra y se vuelve incapaz de solventar sus compromisos, cayendo en impago o default.

Esto suele ser poco común, pero hay que estar atento de todos los cambios que se producen dentro de un país en el cual quieras invertir.

2.- La inflación

La inflación afecta la rentabilidad neta que podrás recibir de tu inversión. Este fenómeno se le llama tasa de retorno negativa. Si la rentabilidad del bono es inferior a la inflación, estarás ante una inversión con rentabilidad negativa.

Bonos del Estado en la actualidad

En la actualidad, la rentabilidad ha ido en descenso, con una constante disminución de la tasa de interés fijada por los bancos centrales. Esto se traduce en una tasa de retorno que resulta negativa.

Por ello, la evolución de los mercados ha traído como consecuencia que, las Obligaciones del Estado son los instrumentos que ofrecen una rentabilidad positiva. No obstante, una plazo de vencimiento tan largo plazo implica aumentar el riesgo ante un mercado que cada vez resulta más complejo.

La respuesta de muchos profesionales de las finanzas ante esta situación es la instrumentalización de fondos de inversión de renta fija.

En estos los inversores recurren a personas expertas en la materia para que se encarguen de movilizar los títulos de deuda pública, como los bonos del Estado.

Contar con el amparo del Banco Central Europeo en España, brinda una economía relativamente estable que mantiene las primas de riesgo bajas y que potencian la financiación.

Los bonos del Estado en España siguen resultando una buena opción para aquellos que desean hacer que su dinero les dé un retorno de capital.


Artículos relacionados

Deja un comentario