fbpx

Qué es el cash flow o flujo de caja de una empresa

Si eres emprendedor, empresario o trabajas en el departamento financiero de una empresa, debes saber qué es el cash flow o flujo de caja.

Actualmente vivimos en una época donde abundan los emprendimientos, la creación y desarrollo de empresas a distintos niveles.

que es cash flow
Qué es cash flow

 

Con la profesionalidad de las empresas nos encontramos con conceptos financieros que antes estaban limitados al mundo corporativo y de la contabilidad, pero ahora son parte del argot común.

Una de estas definiciones es el flujo de caja, también conocido como flujo de liquidez o en inglés cash flow.

A pesar de su significado, importancia y de los beneficios que implica el conocer el estado del cash flow muchas personas aún lo desconocen o peor aún lo mal interpretan.

En este artículo vamos a profundizar sobre este tema y otros más, para explicarte de forma clara y precisa todo lo que debes saber del cash flow de una empresa. Sigue leyendo.

Concepto de flujo de caja o cash flow

El flujo de caja es el saldo o cantidad de dinero resultante de de calcular las entradas y salidas de efectivo de una empresa en un tiempo establecido.

En resumen, el cash flow es un indicador de la liquidez que tiene una empresa en un momento determinado y se obtiene después de que se calculan los ingresos y gastos.

El flujo de caja permite saber con claridad la situación financiera de una empresa. Con ello, podemos conocer su viabilidad, solvencia y capacidad de generar activos líquidos.

No obstante, hay que precisar que el flujo de efectivo si bien es indicativo de solvencia y de capacidad de crecimiento de una compañía, no es determinante en la rentabilidad de ese negocio.

Es posible encontrar negocios con un flujo de caja bajo o negativo pero que resulten rentables. No obstante, el cash flow es crucial para anticiparse a los movimientos de efectivo en un lapso de tiempo.

El término cash flow obedece a la adopción creciente de anglicismos. Sin embargo, este concepto se le puede encontrar bajo denominaciones alternativas como flujo de caja, flujos de tesorería, de fondos o de efectivo. Independientemente de su nombre se refiere a lo mismo y se calcula de igual manera.

Tipos de cash flow

Dentro del mundo financiero podrás encontrar hasta tres tipos de cash flow, los cuales están sujetos directamente al tipo de actividad económica desarrollada por la empresa. Estos son:

Cash flow o flujo de caja de explotación económica

Este indicador hace referencia directa a los movimientos de efectivo surgidos a partir de los cobros ordinarios obtenidos por la empresa en el ejercicio de su actividad económica. Estos pueden ser obtenidos por la venta de bienes y/o por la prestación de servicios. Por otro lado, están todos los pagos originados, como por ejemplo los pagos de nómina, pagos de servicios, pagos a proveedores…etc.

Flujo de caja por actividades de financiación

Este es el cash flow que proviene de la recepción o salida de efectivo por concepto de actividades financieras como cobro o pago de préstamos, desembolso de dividendos, colocación o adquisición de acciones.

Cash flow por actividades de inversión

Este concepto hace referencia a los pagos o cobros en efectivo por concepto de inversiones. En este caso es posible mencionar la compra o venta de bienes inmuebles, adquisición de equipos y/o maquinaria, etc.

Importancia del cash flow

Ya te adelanto que el cash flow permite saber cuál es la situación financiera y económica de una empresa. Pero te puedes preguntar ¿y eso por qué es importante?

Bueno el conocer el flujo de caja de una compañía te permite saber si ésta es capaz de cumplir con sus obligaciones de pago, es decir si es solvente.

Esto quiere decir que podemos detectar los momentos en que existen problemas de liquidez. Además, sabremos si una empresa cuenta con un equilibrio entre los cobros y los pagos.

Por otro lado, el determinar si hay un aumento de la liquidez, representa un claro indicio de mejora en la capacidad de solvencia. De esta forma el flujo de caja permite conocer más detalladamente la realidad financiera de esa empresa.

A nivel de planificación y estrategia, el cash flow ofrece otra faceta importante. Si tenemos un flujo de caja negativo nos encontramos ante una advertencia de problemas financieros que puede afectar la operatividad del negocio. En ese punto es preciso aplicar los cambios necesarios para solventar dicho comportamiento y evitar una crisis.

Otro factor importante del cash flow es que con este indicador es posible determinar si un proyecto de inversión es viable. Dado que el flujo de tesorería representa la acumulación neta de liquides, y por ende, la capacidad de retorno de capital invertido, se pueden hacer previsiones sobre la posibilidad de éxito de un proyecto.

Cómo calcular el cash flow o flujo de caja de una empresa

El cash flow se obtiene una vez realizado el cálculo del resultado neto en tu empresa. Lo primero es seleccionar un periodo de tiempo determinado. Después, en una plantilla de gestión de tesorería se colocan los cobros y los pagos.

Por cobros entendemos todo ingreso de efectivo que llegue a la empresa por concepto de sus operaciones, inversiones y/o financiamiento durante el periodo de tiempo seleccionado.

Mientras que los pagos sería la liquidez que pierde la empresa por la realización de sus funciones productivas.

El resultado entre cobros y pagos da el resultado neto de tesorería, el cual puede ser un valor positivo o negativo.

Para obtener el cash flow debes sumar al resultado neto de tesorería las amortizaciones y las provisiones.

En conjunto estos dos valores no son concretamente una salida de efectivo tal como lo es el pago de una nómina. En realidad, es la pérdida de valor de los activos de la empresa.

Por un lado, las amortizaciones no son más que la paulatina, pero continua, pérdida de valor de los activos por su uso. Y, las provisiones son una reducción del valor real de un activo porque se prevé algún tipo de improviso que afectará a la empresa.

La regla del devengo

Con la formula donde el cash flow es el resultado de añadir al resultado neto las amortizaciones y las provisiones, podemos caer en errores de interpretación.

La razón es que algunos ingresos de efectivo, que incluimos como entrada en el cálculo del beneficio neto son inmateriales o no están allí.

Pero te preguntarás ¿cómo es posible que la tesorería registre un ingreso que aún no se tiene? Fácil, se contabilizó una factura como efectivo, pero la misma no se ha cobrado.

El riesgo de este error es que, si se asumen deudas suponiendo que se cuenta con un efectivo aun no cobrado, se puede caer en insolvencia.

Esto implica que el cash flow debe ser interpretado con mucho detenimiento y no llevarlo a la ligera, pues de este modo se sabrá con que se cuenta realmente.

Beneficios de calcular el cash flow de una empresa

Calcular el cash flow de una empresa ofrece a los interesados de esta información datos claves sobre el estado financiero de la misma.

Si bien el cash flow no necesariamente refleja la rentabilidad de una empresa y que es un indicador financiero con limitaciones propias, resulta altamente beneficioso conocer su valor real.

En principio, el cash flow sirve a los inversores para determinar si la compañía tiene o no problemas de liquidez.

Para el propietario y accionistas, el flujo de caja representa un claro indicador si el negocio va bien o si hay que aplicar medidas correctivas para impedir una posible merma en la rentabilidad.

A su vez el flujo de caja permite saber cuándo es conveniente solicitar un préstamo, cuando realizar inversiones, adquirir maquinaria y equipos, entre otras decisiones clave.

Por otro lado, permite a los accionistas, propietarios e inversores determinar los puntos de salida de efectivo de manera precisa y concreta.

Para qué sirve el cash flow positivo

Dado que el cash flow refleja el estado financiero de la empresa, cuando este valor es positivo nos puede servir para muchos propósitos.

En principio nos da tranquilidad económica pues es un indicador de que las cosas están funcionando bien y que hay una buena gestión de caja al mantener un equilibrio favorable en los gastos e ingresos.

Así mismo, un cash flow en positivo sirve para atraer inversionistas o para encontrar financiamiento extra en proyectos más grandes. Además, este flujo de caja favorable es ideal para establecer vías alternas de inversión que aumenten el marco de rendimiento.

Si el cash flow es positivo es prudente evaluar y analizar los factores que han incidido en este resultado para así buscar ampliarlos y mantenerlos en el tiempo. Con esto se busca generar una continuidad en esta tendencia positiva, ya que, esto refleja un estado saludable de la economía y finanzas de la empresa.

En la planificación operativa dentro de los ciclos económicos, resulta indispensable saber si se cuenta con un cash flow positivo. Esto permite ajustar los desembolsos de efectivo a proveedores, acreedores, etc. de manera organizada y sin que implique algún problema a futuro.

Un cash flow positivo habla bien de la gestión de la empresa, de su éxito y de la viabilidad de sus proyectos, haciéndola atractiva para inversores.

Cómo mejorar el cash flow o flujo de caja de una empresa

Dado que lo ideal es tener un cash flow de crecimiento constante, siempre en positivo, es posible implementar algunas medidas para conseguirlo.

En términos concretos mejorar la liquidez de una empresa radica en conseguir un punto donde los ingresos sean mayores que los gastos.

La forma más intuitiva para lograrlo es recortando gastos y aprovechar los posibles descuentos. Pero existen métodos que pueden mejorar significativamente e cash flow, estos son:

1.- No alargues el periodo de cobro

Si los clientes no pagan a tiempo o no cuentas con una estructura de cobro eficiente perderás la capacidad de captar oportunamente el efectivo. Es necesario proveer a los clientes de todos los medios posibles para facilitar los pagos cuanto antes. Tener mucho dinero en facturas por cobrar nos afectará negativamente nuestra solvencia.

2.- Elabora presupuestos y planifica los gastos

La reducción de gastos puede suponer todo un reto, en especial si se trata de empresas donde existen problemas de organización a nivel de tesorería. Para evitar esto la elaboración de presupuestos y planificaciones de pago resultan una manera efectiva de controlar los gastos. De hecho, este método permite identificar fuentes de gastos que pueden ser reducidas o simplemente suprimidas.

3.- Siempre negocia con tus proveedores y acreedores

Al negociar con tus proveedores y acreedores, puedes ajustar tus planes de pago sin que implique una afectación en el flujo de caja. Esto puede implicar el dilatar lo más posible los pagos para sostener el flujo de caja en positivo, pero sin generar problemas de mora. También, puede ser lo contrario, pagar antes para aprovechar descuentos por pago pronto interesantes.

4.- Recurre a alternativas de financiación

En la actualidad existe un mecanismo de financiamiento bastante práctico llamado Factoring. Es una alternativa viable a la financiación tradicional de créditos.

Este método se resume en que una entidad o compañía, generalmente un banco, asume tus facturas por cobrar. A cambio, te da dinero con lo que consigues liquidez rápidamente. Debes tener en cuenta que hay que pagar una comisión por este servicio, pero en muchos casos bien lo vale.

5.- Controla tu inventario

Aunque no lo creas muchas veces las empresas acumulan inventarios de mercancía vieja que en realidad no genera ningún aporte. Si la vendes generas un flujo de efectivo que siempre es bienvenido en la caja.

6.- Articula y gestiona proyectos realmente viables

La planificación no solo se queda en la previsión de tesorería, va a toda la empresa, en especial al sector dedicado a gestionar y ejecutar los proyectos.

Si te encaminas a realizar proyectos carentes de coherencia y/o imprecisiones lo más seguro es que este se dilate, modifique y en fin sea más costoso.

Pero peor aún posterga el punto de retorno del efectivo. Mientras mejor planeados estén tus proyectos y si estos son más efectivos y eficientes lograrás un mayor rédito.

Artículos de gestión financiera que te pueden interesar

Deja un comentario