fbpx
como factura un autonomo

Cómo factura un autónomo

Cuando trabajas por cuenta propia como autónomo y hagas alguna venta o servicio a tus clientes, tendrás que hacer una factura. En este artículo te voy a explicar cómo factura un autónomo.

Puedes facturar de diversas formas, en función de la actividad empresarial que ejerzas o tu forma de tributar. Tus facturas deberán llevar siempre el importe de la base imponible. El IVA y el IRPF dependerán de ciertos casos.

Entonces, como autónomo, normalmente podrás facturar de las siguientes maneras:

  • Facturas con IVA
  • Facturas sin IVA (actividad exenta)
  • Factura con IVA y retención de IRPF
  • Factura sin IVA y retención de IRPF

Vamos a ver detalladamente cada uno de estos supuestos. Una de las características determinantes es si vendes productos o si ofreces un servicio. También dependerá si tu cliente es un consumidor final, o si es otra empresa o autónomo.

Cuándo añadir el IVA o el IRPF a las facturas

Si eres autónomo deberías saber con exactitud cuando debes incluir el IVA y las retenciones de IRPF en tus facturas.

El IVA lo deberás aplicar siempre en tus facturas excepto si tu actividad es de las pocas que la Agencia Tributaria cataloga como exentas de IVA. Las actividades exentas de IVA más habituales son las relacionadas con la enseñanza reglada y con la sanidad.

En cuanto a las retenciones de IRPF, las deberás aplicar en tus facturas, si tu actividad es un servicio, y además le estás facturando a otra empresa. Si haces un servicio a un particular NO deberás incluir la retención en la factura. El porcentaje a aplicar es del 15% sobre la base imponible.

Vamos a verlo más detalladamente aquí abajo, con una breve explicación un ejemplo de cada caso.

Cuándo hacer un factura y cuando hacer una factura simplificada o ticket

Hay ciertas diferencias entre una factura ordinaria y una factura simplificada. La factura simplificada es el típico ticket y requiere de menos datos. Una factura ordinaria debe cumplir con los requisitos obligatorios exigidos de Hacienda.

En general, tendrás que emitir una factura ordinaria cuando tu cliente sea otra empresa o autónomo. Y emitirás una factura simplificada o ticket cuando tu cliente sea un particular.

Cuándo y cómo factura un autónomo con IVA

Harás una factura con la base imponible más IVA, cuando vendas productos, tanto a particulares como a empresas. Cuando sean particulares debes emitir una factura simplificada o ticket.

De igual forma, si ofreces servicios que no están exentos de IVA, deberás hacer una factura simplificada o ticket de base imponible más IVA si tu cliente es un consumidor final.

Si ofreces servicios y tu cliente es otra empresa u otro autónomo, debes hacer una factura de base imponible más IVA y con retención de IRPF, que lo veremos más abajo.

Ejemplo de factura con IVA

Por ejemplo pongamos que eres un electricista que has hecho un trabajo en casa de una persona particular. El servicio tiene un coste de 250 euros.

Entonces, deberás hacer una factura simplificada o ticket a tu cliente de este modo:

  • Base imponible = 250 €
  • IVA = 21%
  • Importe de IVA = 52,50 €
  • Total factura: 250 + 52.50 = 302,50 €

Cuándo y cómo factura un autónomo sin IVA

Tan como nos indica la Agencia Tributaria, hay algunas actividades que están exentas de IVA como son las que están relacionadas con las enseñanza, o con la sanidad entre otros.

En este caso, cuando ofrezcas tus servicios a un consumidor final le harás una factura con la base imponible nada más.

Si tu cliente es una empresa u otro autónomo, deberás hacer la factura con la base imponible y con la retención de IRPF. Pero eso lo veremos más abajo.

Ejemplo de factura sin IVA

Pongamos el ejemplo que eres profesor y trabajas dando clases en centros académicos como trabajador autónomo. A uno de tus clientes le haces la factura por un importe de 500 €.

Entonces, deberás hacer una factura a tu cliente de este modo:

  • Base imponible = 500 €
  • IVA = 0%
  • Importe de IVA = 0 €
  • Total factura  = 500 €

Cuándo y cómo factura un autónomo con IVA y retención de IRPF

Este tipo de facturas las realizarás cuando prestes algún servicio que no esté exento de IVA y tu cliente sea otra empresa.

Debes diferenciar entre el servicio prestado a un particular y a una empresa u autónomo. Cuando el servicio es a un particular NO debes hacer la retención del IRPF. Solo harás la retención de IRPF cuando prestes un servicio a otra empresa.

 Ejemplo de factura con IVA y con retención de IRPF

Por ejemplo pongamos que eres el mismo electricista del supuesto anterior pero ahora has hecho un trabajo para una empresa. El servicio tiene un coste de 1.000 euros.

Entonces, deberás hacer una factura a tu cliente de este modo:

  • Base imponible = 1.000 €
  • IVA = 21%
  • Importe de IVA = 210 €
  • IRPF = 15%
  • Importe de IRPF =-150
  • Total factura: 1.000 + 210 – 150 = 1.060 €

Cuándo y cómo factura un autónomo sin IVA y con retención de IRPF

Como hemos dicho antes, hay ciertas actividades que están exentas de IVA. Éstas son las que están relacionadas con las educación reglada, o con la sanidad entre otros.

Si tu cliente es una empresa u otro autónomo, deberás hacer la factura con la base imponible y con la retención de IRPF. Recuerda que en caso que sea consumidor final NO debes hacer dicha retención.

Ejemplo de factura sin IVA y con retención de IRPF

Por ejemplo, pongamos que tu actividad es la de fisioterapeuta. Una empresa privada te ha llamado para que vayas a sus instalaciones a dar una formación a sus empleados para evitar lesiones físicas en el trabajo. El coste de tus honorarios ascienden a 300 euros.

Entonces, deberás hacer una factura a tu cliente de este modo:

  • Base imponible = 300 €
  • IVA = 0%
  • Importe de IVA = 0 €
  • IRPF = 15%
  • Importe de IRPF =-45
  • Total factura: 300 + 0 – 45 = 255 €

Deja un comentario

error: Content is protected !!
Abrir chat
Hola,
¿en qué puedo ayudarte?